Campañas

Todos los colores del mundo

La imagen horizontal muestra a un grupo de chicos y chicas de etnias distintas, sonriendo. El fondo es completamente blanco. Un eslogan reza: «Todos los colores del mundo».
Es la primera campaña firmada por el fotógrafo italiano Oliviero Toscani, en colaboración con la agencia francesa Eldorado. Obtiene numerosos premios en todo el mundo, además de recibir alguna que otra crítica, señal de que el camino emprendido es el adecuado.

En los años siguientes, Benetton lanza una serie de campañas controvertidas. Un niño ruso y una niña americana abrazándose. Un chico palestino y otro árabe sujetando juntos un mapamundi. Una nativa americana y un joven punk con peinados muy similares.

Retratos sobre fondo blanco. Diversidad y provocación. Contraste y globalización. Estos ingredientes se convierten en una marca inconfundible de la comunicación de United Colors of Benetton.

Y «Todos los colores del mundo» -el eslogan de la primera campaña de Toscani- se transforma en el nuevo nombre de la marca: United Colors of Benetton.